Archivo de la etiqueta: Matrimonio

166. SABROSAS RESPUESTAS A MI “CARTA DE AMOR”…

Ventana Abierta al Conocimiento,

en la vanguardia intelectual de Occidente…:

ÉTICA & ESTÉTICA

Baluarte de la LIBRE Expresión

Autor: Jorge Mª Ribero-Meneses Lázaro. Obra registrada

Definición de Moral y de ÉTICA:

Parcela del comportamiento humano que preconiza el predominio del BIEN sobre el MAL, entendido aquél como la DEFENSA a ultranza de la BONDAD y de la VERDAD, y otorgando siempre la supremacía al RESPETO de los intereses de los más débiles.

– Soneto 2351 –

Definición de ÉTICA & ESTÉTICA

Nuestra única Ley es la Hermosura,

nuestra Pasión, sólo una, la Verdad,

sentimos Devoción por la Bondad,

e innata inclinación por la Ternura.

Rendimos culto, sólo, al alma pura,

a la que no conoce la Ruindad

y labra en la Nobleza su beldad

y en la Honradez su estampa y su figura.

Nuestro mayor demonio es lo vulgar,

nuestro Ángel predilecto, la Alegría,

nuestro horizonte ideal es siempre el Mar

y nuestro paisaje…, la Armonía.

Nuestra Felicidad estriba en dar,

tal es, en fin, nuestra filosofía.

Archivo Serie Completa: www.fundaciondeoccidente.org

www.etica-and-estetica-com

Vinculada a: www.iberiacunadelahumanidad.net

http://picarox.blogspot.com/p/etica-estetica.html

No hay Introito sin Sonrisa…

Sábado, 18 de Septiembre 2010

Introito 166.Una vida de novela… y la novela de la Vida

Capítulo 146: Sabrosas respuestas a mi Carta de Amor…

Es una Estación de ferrocarril solitaria y bucólica, situada en un descampado, y que recuerda mucho a las que todos hemos visto y disfrutado en dos películas tan inolvidables e irrepetibles como son Doctor Zhivago o El hombre tranquilo, protagonizada esta última por la Diosa de las Diosas Maureen o´Hara y por el formidable John Wayne… Aunque tampoco les pondré ningún pero a la no menos divina Julie Christie y a su médico y poeta ruso, el bueno de Zhivago

Sí, es una de esas Estaciones perdidas en las que, cuando uno desciende del tren, descubre perplejo que acaba de llegar a un lugar denominado Ninguna Parte, poblado por unas gentes llamadas Nadie y en cuyo entorno no existe otra cosa que la Nada… Bueno, en este caso yo no descendía del tren sino que me disponía a subirme a él…, en el supuesto de que circulase, claro está. El taxi me dejó en la Estación con bastante antelación y tras aparcar mi equipaje en el despoblado andén, lo recorrí varias veces en ambos sentidos, disfrutando de los preciosos prados circundantes y saludando a las babosas que paseaban por doquier, saciándose de la lluvia que había caído a raudales la noche anterior y soñando, pobrecillas, con el día en que su naturaleza las permitirá crecer lo bastante como para poder llegar a subirse a ese trenecito que ven pasar varias veces todos los días y que les daría la posibilidad de conocer otros prados lejanos, distintos a aquellos en los que viven y que ya no les interesan un pimiento, porque se los saben absolutamente de memoria. En suma, lo mismo que nos sucede a los seres humanos…

A estas alturas del Introito, cuando apenas acabo de iniciarlo, la baskísima y siempre impaciente Arantxita Zabala, ya debe estar pensando que adónde querré llegar yo con “esta maravillosa chapada”… Son palabras textuales suyas (referidas a uno de mis Introitos sobre los plásticos navegantes) y que me ha vuelto a dedicar, a modo de piropo, tras leer mi Carta de Amor del Introito 165…:Lee el resto de esta entrada en: www.introitismo.es

 

121. “Las Confidencias” -VI-: La invención del Matrimonio…

Página Abierta al Conocimiento,

en la vanguardia intelectual de Occidente…:

ÉTICA & ESTÉTICA

Baluarte de la LIBRE Expresión

 Autor: Jorge Mª Ribero-Meneses Lázaro. Obra registrada

Definición de Moral y de ÉTICA:

Parcela del comportamiento humano que preconiza el predominio del BIEN sobre el MAL, entendido aquél como la DEFENSA a ultranza de la BONDAD y de la VERDAD, y otorgando siempre la supremacía al RESPETO de los intereses de los más débiles.

 – Soneto 2351 –

  Definición de ÉTICA & ESTÉTICA

 Nuestra única Ley es la Hermosura,

nuestra Pasión, sólo una, la Verdad,

sentimos Devoción por la Bondad,

e innata inclinación por la Ternura.

Rendimos culto, sólo, al alma pura,

a la que no conoce la Ruindad

y labra en la Nobleza su beldad

y en la Honradez su estampa y su figura.

Nuestro mayor demonio es lo vulgar,

nuestro Ángel predilecto, la Alegría,

nuestro horizonte ideal es siempre el Mar

y nuestro paisaje…, la Armonía.

Nuestra Felicidad estriba en dar,

tal es, en fin, nuestra filosofía.

 Archivo Serie Completa: www.fundaciondeoccidente.org

www.etica-and-estetica-com

Vinculada a: www.iberiacunadelahumanidad.net

http://picarox.blogspot.com/p/etica-estetica.html

121. Domingo, 18 de Abril 2010

 

Las Confidencias de la Dama  de  Elche  – VI –

 1ª versión: Junio 1997

2ª versión: Febrero 2001

3ª versión: año 2010

 Nota previa:

Salvo en las partículas gramaticales, la adventicia e inútil consonante Q ha sido sustituida en las páginas de este libro por su precedente kantábrico la K. También han recuperado su genuina ortografía euskérica, términos como Hiberia, uniberso, olibo, uba, jenealogía, benerar, obeja, baca, llubia, dilubio, basko, bóbeda, bulba, bálbula, hermitaño, bespertino, gabilla, cierbo, selba, silbestre… Y los nombres gentilicios, al igual que los nombres geográficos, aparecen reproducidos con mayúsculas: Europeo, Basko, Español, Italiano

Primera Parte

“En estado puro”: la Dama en el Olimpo

I.          En legítima defensa………………………………………..

II.        La Hija del Sol………………………………………………..

III.      Lertxundiano…………………………………………………

IV.       ¿Qué es el Espíritu Santo?……………………………….

V.         De cuando mandaban las mujeres…………………….

VI.       La invención del Matrimonio…………………………….

VII.     El origen de la Semana Santa……………………………..

VIII.   De Romería…: las tres lengüetas………………………..

IX.       Como caída del cielo……………………………………….

Capítulo VI.

La invención del Matrimonio

{Final del Capítulo V:

Y así, aupado por todas esas ambiciones, el hombre iba a acabar convirtiéndose en el dueño absoluto, no de su propio hogar pero sí de la sociedad y de casi todas sus parcelas y manifestaciones. Porque eran hombres los que creaban obras de arte…; hombres los que ganaban o perdían las guerras…; hombres los que negociaban y se enrikecían…; hombres los que pensaban o filosofaban…; hombres los que desempeñaban la mayoría de los oficios…; hombres los que gobernaban…; y hombres, en fin, los que como hace el oriotarra Benito Lertxundi que tanto fascina a Meneses y a su nieto Landertxu, distraían a hombres y mujeres con sus interpretaciones tanto musicales como teatrales…

Éste es el mundo que habéis heredado y que, en un insignificante lapso de tiempo, estáis transformando. Lo que quiere decir que en vida de aquellos que me leéis, se va a producir la segunda mayor convulsión social de toda la Historia de la Humanidad. Porque si en la primera el hombre desplazó a la Mujer del dominio absoluto que ella había ejercido hasta ese momento, en esta ocasión es la Mujer la que vuelve por sus fueros aunque, eso sí, debiendo pactar y consensuar con el hombre un dominio compartido y ekilibrado sobre todas las facetas de la actividad humana. Estáis dando un paso gigantesco hacia la madurez y yo, como DIOSA que soy, me congratulo de ser testigo de ello, desde las entrañas de mi hermosa escultura descubierta en Elche. Lee el resto de esta entrada en: www.introitismo.es 

69/1. El 6…, ELLOS. Primera Parte

ÉTICA & ESTÉTICA

Baluarte de la LIBRE Expresión

69/1. El 6…, ELLOS. Primera Parte

Espero que las Señoras se hayan mostrado disciplinadas y que no hayan abierto antes la segunda parte de este Introito que la primera. Porque en ese caso, no van a entender nada… Me explico.

Fuera de las unidades, todos los números que existen, desde el 10 al infinito, constituyen una unidad en sí misma, por mucho que estén formados por dos o varios números… Pero esta regla general ha sabido contemporizar con dos excepciones, obvias e indiscutibles, de número que aunque se presenten unidos a nuestros ojos, son y serán siempre, distintos e independientes. Y me estoy refiriendo a los números 22 y 69, a los que, en el primer caso identificamos con dos patitos y, en el segundo, con una de las figuras sexuales que cuentan con mayor aceptación y predicamento entre los seres humanos, hija de la necesidad natural que mujeres y hombres experimentamos de rendir una suerte de culto al ÓRGANO SEXUAL de la parte contraria, contribuyendo con ello a su mayor excitación y, por ende, a nuestro placer recíproco.

El Maestro que a mí me enseñó la Teoría del 69 (y otras muchas cosas más), fue aquel Merecumbé-Merecumbé al que me refería días atrás, en mi Loa nostálgica a Barcelona: el oficial administrativo de la empresa en la que inicié mi vida laboral, cuando tenía exactamente 15 años. La empresa se llamaba Servomecanismos, S. A. y aunque entré ella como aspirante administrativo, a los pocos días de incorporarme me enviaron al Taller que tenían en el barrio de Las Corts, junto al Campo del Barça, con el propósito de encomendarme tareas de mayor enjundia. Ya os las mencioné el otro día… Uno de esos cometidos, de bastante responsabilidad para un crío de 15 años, era el de ir de máquina en máquina, cronometrando los tiempos que todos y cada uno de los operarios empleaban en ejecutar el proceso de fabricación de cada una de las piezas del amplio catálogo de aquella empresa catalana, pionera en la fabricación de lo que hoy llamaríamos direcciones o frenos asistidos y entonces denominaban servodirecciones y servofrenos

Bueno, pues el caso es que los operarios del Taller (con los que me entendí siempre de maravilla), escandalizados por el hecho de que fuera virgen y, lo que era mucho más grave, que no quisiera dejar de serlo hasta que encontrase a la Mujer de mi Vida, consideraron que su deber ético era el de persuadirme de que existía un mundo maravilloso llamado SEXUALIDAD, que estaba llamado a procurarme satisfacciones sin cuento y que, por ende, debía empezar a explorar cuanto antes, una vez alcanzada la edad que ya tenía por entonces… Y me apresuro a rebajar vuestro escándalo con una apostilla necesaria: es cierto que tenía entonces sólo 15 años pero todo el mundo, sin excepción, me atribuía no menos de 19 ó 20. Entre eso y que estaba realizando un trabajo de hombre hecho y derecho, se entiende que aquellos buenos hombres se sintieran moralmente obligados a propiciar y canalizar (¡nunca mejor dicho!) mi despertar a la vida… Mi trabajo consistía en controlar los tiempos de torneros, fresadores, taladradores y demás operarios, con el fin de poder exigirles luego que mantuviesen siempre ese tiempo óptimo en la fabricación de todas las piezas que debían producir. Cosa que, obviamente, me obligaba a estar ojo avizor para que no me engañaran tardando más de lo debido en la fabricación de la pieza que marcaba la pauta, con el fin de trabajar luego más relajados en las restantes… Como me llevaba muy bien con ellos, que era la cuestión clave, ninguno intentó engañarme jamás y el Jefe de Taller, el Señor Sierra, se mostró siempre encantado y orgulloso de mi (como veis) delicado trabajo.

Bueno, pues resulta que en alguna ocasión que no estaba el Señor Sierra en su despacho Lee el resto de esta entrada en: www.introitismo.es