Archivo de la etiqueta: Dieta

149. EL CÁNCER – III -: LA PRIMERA DIETA HUMANA…

Página Abierta al Conocimiento,

en la vanguardia intelectual de Occidente…:

ÉTICA  & ESTÉTICA

Baluarte de la LIBRE Expresión

Autor: Jorge Mª Ribero-Meneses Lázaro. Obra registrada

Definición de Moral y de ÉTICA:  

Parcela del comportamiento humano que preconiza el predominio del BIEN sobre el MAL, entendido aquél como la DEFENSA a ultranza de la BONDAD y de la VERDAD, y otorgando siempre la supremacía al RESPETO de los intereses de los más débiles.

– Soneto 2351

Definición de ÉTICA & ESTÉTICA

 

Nuestra única Ley es la Hermosura,

nuestra Pasión, sólo una, la Verdad,

sentimos Devoción por la Bondad,

e innata inclinación por la Ternura.

Rendimos culto, sólo, al alma pura,

a la que no conoce la Ruindad

y labra en la Nobleza su beldad

y en la Honradez su estampa y su figura.

Nuestro mayor demonio es lo vulgar,

nuestro Ángel predilecto, la Alegría,

nuestro horizonte ideal es siempre el Mar

y nuestro paisaje…, la Armonía.

Nuestra Felicidad estriba en dar,

tal es, en fin, nuestra filosofía.

Archivo Serie Completa: www.fundaciondeoccidente.org

                                                  www.etica-and-estetica-com

Vinculada a: www.iberiacunadelahumanidad.net

                           http://picarox.blogspot.com/p/etica-estetica.html

Domingo, 4 de Julio 2010 

Introito 149. Una vida de novela… y la novela de la Vida 

Capítulo 129:

EL CÁNCER… – III -:  LA PRIMERA DIETA HUMANA

 Lo que diferencia a las personas inteligentes de las que no lo son, es que las primeras aprenden en seguida de sus ERRORES y los enmiendan, en tanto que las segundas viven, se degradan y, a la postre, se pudren y mueren con ellos…

 Comienzo mi Introito 149 con este axioma de mi propia cosecha, que creo señala con bastante claridad cuál es la línea divisoria que separa a las personas INTELIGENTES y, por ende, de mente abierta y con CAPACIDAD PARA APRENDER, de aquellas cuyas mentes, cerradas a cal y canto, son incapaces de modificar en un ápice el guión intelectual trabajosamente aprendido desde la infancia…

Pues bien, nuestra actitud en la mesa ante los alimentos que en ella ingerimos, zampamos, engullimos o devoramos, constituye el más infalible DETECTOR DE INTELIGENCIA que yo conozco. De Inteligencia o, lo que viene a ser lo mismo, de FUERZA DE VOLUNTAD… Y permítaseme añadir que no concibo una persona verdaderamente INTELIGENTE que no posea una SÓLIDA FUERZA DE VOLUNTAD…

Más allá de lo que dictan los imponderables de la vida o la mayor o menor solidez de nuestra naturaleza, es un hecho incontestable que tanto nuestra salud como nuestras enfermedades se ven determinadas y condicionadas por LA CANTIDAD Y LA CALIDAD DE LOS ALIMENTOS QUE INGERIMOS. En este sentido y demostrándose una vez más hasta qué punto han sido SABIOS nuestros antepasados, existe un viejísimo dicho que ya contiene, en esencia, la respuesta que la Sociedad Moderna viene buscando infatigablemente desde hace siglos, en su empeño por llegar a discernir cuál es la razón que determina que nuestros cuerpos enfermen, por una parte y, por otra, que envejezcan con una precocidad inusitada. Ese dicho, que debería aparecer grabado, labrado o tallado con letras de oro en todos nuestros comedores, cocinas, bares y restaurantes, es tan sobrio y parco en su enunciado como la inconmensurable VERDAD que dicta: Lee el resto de esta entrada en: www.introitismo.es