Archivo de la etiqueta: Convivencia

166. SABROSAS RESPUESTAS A MI “CARTA DE AMOR”…

Ventana Abierta al Conocimiento,

en la vanguardia intelectual de Occidente…:

ÉTICA & ESTÉTICA

Baluarte de la LIBRE Expresión

Autor: Jorge Mª Ribero-Meneses Lázaro. Obra registrada

Definición de Moral y de ÉTICA:

Parcela del comportamiento humano que preconiza el predominio del BIEN sobre el MAL, entendido aquél como la DEFENSA a ultranza de la BONDAD y de la VERDAD, y otorgando siempre la supremacía al RESPETO de los intereses de los más débiles.

– Soneto 2351 –

Definición de ÉTICA & ESTÉTICA

Nuestra única Ley es la Hermosura,

nuestra Pasión, sólo una, la Verdad,

sentimos Devoción por la Bondad,

e innata inclinación por la Ternura.

Rendimos culto, sólo, al alma pura,

a la que no conoce la Ruindad

y labra en la Nobleza su beldad

y en la Honradez su estampa y su figura.

Nuestro mayor demonio es lo vulgar,

nuestro Ángel predilecto, la Alegría,

nuestro horizonte ideal es siempre el Mar

y nuestro paisaje…, la Armonía.

Nuestra Felicidad estriba en dar,

tal es, en fin, nuestra filosofía.

Archivo Serie Completa: www.fundaciondeoccidente.org

www.etica-and-estetica-com

Vinculada a: www.iberiacunadelahumanidad.net

http://picarox.blogspot.com/p/etica-estetica.html

No hay Introito sin Sonrisa…

Sábado, 18 de Septiembre 2010

Introito 166.Una vida de novela… y la novela de la Vida

Capítulo 146: Sabrosas respuestas a mi Carta de Amor…

Es una Estación de ferrocarril solitaria y bucólica, situada en un descampado, y que recuerda mucho a las que todos hemos visto y disfrutado en dos películas tan inolvidables e irrepetibles como son Doctor Zhivago o El hombre tranquilo, protagonizada esta última por la Diosa de las Diosas Maureen o´Hara y por el formidable John Wayne… Aunque tampoco les pondré ningún pero a la no menos divina Julie Christie y a su médico y poeta ruso, el bueno de Zhivago

Sí, es una de esas Estaciones perdidas en las que, cuando uno desciende del tren, descubre perplejo que acaba de llegar a un lugar denominado Ninguna Parte, poblado por unas gentes llamadas Nadie y en cuyo entorno no existe otra cosa que la Nada… Bueno, en este caso yo no descendía del tren sino que me disponía a subirme a él…, en el supuesto de que circulase, claro está. El taxi me dejó en la Estación con bastante antelación y tras aparcar mi equipaje en el despoblado andén, lo recorrí varias veces en ambos sentidos, disfrutando de los preciosos prados circundantes y saludando a las babosas que paseaban por doquier, saciándose de la lluvia que había caído a raudales la noche anterior y soñando, pobrecillas, con el día en que su naturaleza las permitirá crecer lo bastante como para poder llegar a subirse a ese trenecito que ven pasar varias veces todos los días y que les daría la posibilidad de conocer otros prados lejanos, distintos a aquellos en los que viven y que ya no les interesan un pimiento, porque se los saben absolutamente de memoria. En suma, lo mismo que nos sucede a los seres humanos…

A estas alturas del Introito, cuando apenas acabo de iniciarlo, la baskísima y siempre impaciente Arantxita Zabala, ya debe estar pensando que adónde querré llegar yo con “esta maravillosa chapada”… Son palabras textuales suyas (referidas a uno de mis Introitos sobre los plásticos navegantes) y que me ha vuelto a dedicar, a modo de piropo, tras leer mi Carta de Amor del Introito 165…:Lee el resto de esta entrada en: www.introitismo.es

 

Anuncios