Archivo de la etiqueta: Cogul

109. Las Confidencias de la Dama de Elche. -Capítulo II-

Página Abierta al Conocimiento,

en la vanguardia intelectual de Occidente…:

ÉTICA & ESTÉTICA

Baluarte de la LIBRE Expresión

Autor: Jorge Mª Ribero-Meneses Lázaro. Obra registrada

Definición de Moral y de ÉTICA:

Parcela del comportamiento humano que preconiza el predominio del BIEN sobre el MAL, entendido aquél como la DEFENSA a ultranza de la BONDAD y de la VERDAD, y otorgando siempre la supremacía al RESPETO de los intereses de los más débiles.

– Soneto 2351 –

Definición de ÉTICA & ESTÉTICA

Nuestra única Ley es la Hermosura,

nuestra Pasión, sólo una, la Verdad,

sentimos Devoción por la Bondad,

e innata inclinación por la Ternura.

Rendimos culto, sólo, al alma pura,

a la que no conoce la Ruindad

y labra en la Nobleza su beldad

y en la Honradez su estampa y su figura.

Nuestro mayor demonio es lo vulgar,

nuestro Ángel predilecto, la Alegría,

nuestro horizonte ideal es siempre el Mar

y nuestro paisaje…, la Armonía.

Nuestra Felicidad estriba en dar,

tal es, en fin, nuestra filosofía.

Archivo Serie Completa: www.fundaciondeoccidente.org

www.etica-and-estetica-com

Vinculada a: www.iberiacunadelahumanidad.net

http://picarox.blogspot.com/p/etica-estetica.html

26 de Marzo 2010

109. “Sábado” de novela…

Las Confidencias de la Dama  de  Elche  – II –

1ª versión: Junio 1997

2ª versión: Febrero 2001

3ª versión: año 2010

Nota previa:

Salvo en las partículas gramaticales, la adventicia e inútil consonante Q ha sido sustituida en las páginas de este libro por su precedente kantábrico la K. También han recuperado su genuina ortografía euskérica, términos como Hiberia, uniberso, olibo, uba, jenealogía, benerar, obeja, baca, llubia, dilubio, basko, bóbeda, bulba, bálbula, hermitaño, bespertino, gabilla, cierbo, selba, silbestre… Y los nombres gentilicios, al igual que los nombres geográficos, aparecen reproducidos con mayúsculas: Europeo, Basko, Español, Italiano

Primera Parte

“En estado puro”: la Dama en el Olimpo

I.      En legítima defensa………………………………………..

II.    La Hija del Sol………………………………………………..

III.  De cuando mandaban las mujeres…………………….

IV.   Las tres lengüetas…………………………………………..

V.     Como caída del cielo……………………………………….

II.  La Hija del Sol

Como primera providencia y para que John F. vaya abriendo boca y preparándose para lo que se le viene encima, he pensado que sería muy oportuno que recibiera una carta mía en la Unibersidad en la que imparte sus clases. Merced a mi condición inmaterial, yo podría permanecer a su lado en el momento en que lea mi misiva, dándome el soberano gustazo de contemplar el estupor que esas líneas habrán de producir necesariamente en él. A partir de ahí y a tenor de cuál sea su reacción, ya iré pensando cuáles han de ser mis pasos posteriores.

En cualquier caso, lo que sí tengo perfectamente claro es que debo ponerme en contacto de inmediato con el bueno de John F. Morphi. Digamos que siento la imperiosa necesidad de descargar en él todo cuanto llevo dentro. Estoy segura de que las mujeres que me leáis lo comprenderéis. Y es que, os lo aseguro, también las Diosas reventamos si no podemos soltar determinadas cosas. Ésta es la tesitura en la que me encuentro en este momento: o logro que este buen señor se entere de todo lo que pienso sobre él y sobre ese librajo suyo en el que dice que soy más moderna que el plástico…, o reviento. ¿Pero quién se habrá creído este señor que es? ¡Atreverse a considerarme un fraude! ¡No, esto no se lo paso, ni borracha de horchata alicantina! ¡Vamos, que éste se va a enterar de lo que vale un peine…, y una Dama!

****

Poco a poco voy teniendo mi plan Morphi perfectamente delineado, así como tramada mi piadosa, divina y, sobre todo, femenina venganza ilicitana. Empiezo a comprender que para llevar a término mi inocente revancha, es necesario que me involucre mucho más en ella, cruzando la frontera que separa los dichos de los hechos, la ficción de la realidad. Debo salir, pues, del confortable ámbito de lo que ahora conocéis como la realidad virtual y meterme de lleno y con todas las consecuencias en el peliagudo ruedo de la realidad estricta y sin paliativos. En esa imparable vorágine del espacio y del tiempo de la que, por ventura, nos mantenemos suficientemente alejados los inkilinos del Olimpo. Porque lo nuestro es estar, kedar y permanecer, en tanto que lo vuestro es Lee el resto de esta entrada en: www.introitismo.es