Archivo de la etiqueta: Cantabrigia

144. CATALUNYA a la deriva -II-: Pésimos vientos para la “Independencia”

Página Abierta al Conocimiento,

en la vanguardia intelectual de Occidente…:

ÉTICA & ESTÉTICA

Baluarte de la LIBRE Expresión

 

Autor: Jorge Mª Ribero-Meneses Lázaro. Obra registrada

Definición de Moral y de ÉTICA:  

Parcela del comportamiento humano que preconiza el predominio del BIEN sobre el MAL, entendido aquél como la DEFENSA a ultranza de la BONDAD y de la VERDAD, y otorgando siempre la supremacía al RESPETO de los intereses de los más débiles.

 – Soneto 2351  

 Definición de ÉTICA & ESTÉTICA

 

 Nuestra única Ley es la Hermosura,

nuestra Pasión, sólo una, la Verdad,

sentimos Devoción por la Bondad,

e innata inclinación por la Ternura.

Rendimos culto, sólo, al alma pura,

a la que no conoce la Ruindad

y labra en la Nobleza su beldad

y en la Honradez su estampa y su figura.

Nuestro mayor demonio es lo vulgar,

nuestro Ángel predilecto, la Alegría,

nuestro horizonte ideal es siempre el Mar

y nuestro paisaje…, la Armonía.

Nuestra Felicidad estriba en dar,

tal es, en fin, nuestra filosofía.

Archivo Serie Completa: www.fundaciondeoccidente.org

www.etica-and-estetica-com

Vinculada a: www.iberiacunadelahumanidad.net

http://picarox.blogspot.com/p/etica-estetica.html

Miércoles, 16 de Junio 2010

Introito 144. Una vida de novela… y la novela de la Vida

Capítulo 124:

CATALUNYA a la deriva: pésimos vientos para la “Independencia”…  – II –

El pasado domingo estuve en Valladolid y tuve la enorme satisfacción de poder asistir a la Asamblea Anual de la Asociación de Antiguos Alumnos del Colegio San José, en el que tuve el privilegio de educarme. Proyecto dedicarle mi próximo Introito 145, que estará en vuestros ordenadores en el lapso máximo de tres días. Con él viajarán los Sonetos que le he dedicado hasta la fecha al que fuera mi queridísimo Colegio, amén de mi verdadero hogar (desde los siete hasta los quince años), hasta Octubre de 1960 en que reveses familiares me obligaron a abandonarlo junto con dos de mis hermanos.

Hoy os escribo desde Salamanca, en donde me encuentro para asistir al Acto de Presentación y Defensa de su Tesis Doctoral, por parte de mi octava y última hija, Olibia Ribero Vilà, alias Pololita. Proyecto dedicar otro Introito a esta jornada, así como a la soberbia Tesis que ha elaborado, consagrada a uno de los períodos más fascinantes de la señera y brillante Prehistoria kantábrico-pirenaica, tan fundamental para comprender el cómo, el cuándo y el dónde del Nacimiento de Europa y, muy en particular, de dos Naciones vecinas y hermanas (y a pesar de ello, siempre rivales y/o enemigas…) como son Francia y España.

El origen de España y el origen de Europa que, en un alarde de ignorancia relacionamos con la Edad Media e, incluso, con los siglos posteriores, se fragua en la Prehistoria y de manera mucho más concreta en el denominado Paleolítico Superior, que es el momento en que los avatares climáticos de la última GLACIACIÓN, fuerzan el desplazamiento y primera diáspora de todos los pobladores del Mundo Primigenio que, hasta ese momento, se concentraban en sus remotísimos lares originarios de la Costa Kantábrica y, muy en particular, en su sector central y oriental, que se extiende desde los Picos de Europa hasta el antiguo Seno Tarbelliano o Golfo de Gaskoña en el que la costa ibérica de Gipuzkoa se hace francesa. (Y ocioso es decir que Gaskoña es una variante de BASKONIA…)

Los fríos polares y las nieves que se adueñaron de toda la Costa Kantábrica, forzaron la emigración de muchos de los recios pobladores de nuestra venerable matriz astur-basko-kantábrica, muchos de los cuales se derramaron por las regiones meridionales de Francia, en tanto que otros contingentes no menores dirigieron sus pasos hacia el Finisterre Galaico y hacia la Meseta Castellana. De éstos y a través de esa autopista natural que es el río EBRO, un buen número de hombres y de mujeres de estirpe kantábrica se dejaron llevar por las aguas de este río (desde tierras santanderinas, burgalesas, alabesas, riojanas y nabarras), hasta alcanzar las feraces vegas de la Desembocadura y del Delta del EBRO, río al que, retomando mis tesis históricas que tanto le fascinaban, José María de Areilza definió como el río materno de España… Lee el resto de esta entrada en: www.introitismo.es