Archivos diarios: febrero 26, 2010

83. LA GENÉTICA VUELVE A DARME LA RAZÓN… – I –

&

ÉTICA & ESTÉTICA

Baluarte de la LIBRE Expresión

Autor: Jorge Mª Ribero-Meneses Lázaro

Obra registrada

Archivo Serie Completa: www.fundaciondeoccidente.org

Vinculada a: www.iberiacunadelahumanidad.net

83. La GENÉTICA vuelve a darme la RAZÓN – I –

Es como escribir un pequeño periódico cada día, una de aquellas Gazetas de los tiempos heroicos del Periodismo, que tenían un carácter netamente familiar y que eran escritas por un reducidísimo de personas. Básicamente, por quien las editaba y por algunos familiares suyos que eran, además, quienes se ocupaban de su distribución… Lo hemos visto mil veces en las películas del Oeste… Bueno, pues lo mismo, pero con la diferencia de que, más allá de vuestras colaboraciones puntuales, los trabajos de Redactor, Reportero, Ilustrador, Corresponsal de las “Cartas al Director”, y Corrector, debo asumirlos personalmente y en solitario, a lo largo de toda la jornada diurna y, además, de buena parte de la nocturna. Y la consecuencia de ello [sobre todo en ediciones como la de ayer en que me metí a innovar introduciendo distintos colores de tinta como los que antes tanto se llevaban en Tipografía y que en mis años jóvenes tantísimo me fascinaban…], suele ser la de que se cuelen algunas erratas y/o errores. Como sucedió ayer cuando a las 6 de la mañana escribí un casi por un caso, me comí un como para haber tenido tiempo y, encima, os serví una Cançao de Amor que en realidad era una Cançao do Mar. Y, para acabarlo de rematar, repetida. Aunque este fallo viene arrastrado del día anterior, cuando tras anunciaros un dúo de violín y piano, os envié la canción de marras. Como nadie me advirtió del error y convencido de que había salido la canción anunciada, ayer os remití la que tocaba… y ¡la pifié! Por eso y aunque después ironice sobre ello como tanto he hecho con Antonio Enrich, no dudéis en tirarme de las orejas cada vez que me equivoque en algo. No me molesta en absoluto que se me corrija o rectifique. Lo que sí me joroba una barbaridad, es cometer errores… Bueno, como la canción es preciosa, no creo que a nadie le haya molestado volver a verla y a escucharla… Hoy recibiréis al fin, si los duendes de la madrugada no vuelven a hacer de las suyas, el bello tema musical anunciado hace dos días en el Introito 81 y que, como ya quedó dicho entonces, ha buscado y seleccionado para todos nosotros Lourdes Armonía… O Armonía Lourdes, que tanto monta. Aquella a la que también llamo Sin Palabras y que, harta ya de que cada día la endose un nuevo epíteto, ha pasado a la contraofensiva y ayer se destapó con dos nuevos apodos dedicados a este panadero-gacetillero al que ya el Balodia, inspirándose en George Bans, bautizó en su día como Introito Man. Como nombre de guerra, Lourdes me ha puesto el de Dinamitero… Y como nombre cariñoso y familiar, el de Merlín VivificadorMe gustan porque ambos son cariñosos y, además, muy pertinentes. Ya puestos a ponernos motes unos a otros, me atrevo a sugerirla a nuestra Armonizadora, referido a mí mismo, el de Faro anti-niebla. Ella entenderá el porqué de inmediato. Bueno, de hecho y premonitoriamente, mi primera Revista Literaria tuvo como cabecera la de EL FAROL… La creamos mi hermano Lee el resto de esta entrada en: www.introitismo.es