74. Más consejos para la SALUD… y más pestes contra ROMA

&

ÉTICA & ESTÉTICA

Baluarte de la LIBRE Expresión

74. Más consejos para la SALUD… y más pestes contra Roma.

Una de las infinitas ideas estúpidas que nos ha inculcado el Cine, es la de que los personajes históricos han utilizado un lenguaje depurado y cultivadísimo, más propio de oradores consumados que de seres humanos corrientes y molientes como la inmensa mayoría de ellos fueron… Pues bien, una de las numerosas razones por las que ayer me tomé el trabajo que me tomé para componer esa suerte de Triple decálogo “coñil” que os envié (con la finalidad declarada de relajar el ambiente y de cultivar vuestras risas y sonrisas), fue la de desmitificar esa visión acartonada y made in Hollywood que tenemos de la Historia, como un escenario por el que sólo se han movido personas serias, adustas y circunspectas… Cuando la realidad es que si pudiéramos escuchar a Julio César, a Napoleón o a Alejandro Magno, nos llevaríamos la sorpresa de descubrir que los tacos que debían proferir, no tendrían nada que envidiar, antes al contrario, a las propuestas pías de este provocador y procaz Introitista que, para escándalo de algunas Señoras y de algún que otro Caballero, os ha enviado el más completo Florilegio de ¡”COÑOS”! históricos que jamás se haya reunido… Y dejadme un momento que le plante unas comillas y signos de exclamación a la palabrita de marras, porque de lo contrario esa frase resulta de lo más equívoca y parecería sugerir que en vez de mi relleno habitual con canciones y power points, lo que hoy os envío es una suerte de enorme tarro de cristal, lleno de formol y conteniendo un muestrario de bulbas, portadas en su día por eminentes personalidades históricas, obviamente femeninas… No, mi estrecho maridaje con la Historia no me permite hacer esas filigranas…, por lo menos de momento.

El día que comprendáis que para mí el sentido del humor es una de las cosas más SERIAS y más importantes que existen en el mundo y que lo sitúo a un nivel tan elevado como aquel en el que los creyentes han entronizado la idea de Dios…, habréis empezado a conocerme. Ayer por la noche, mi segunda esposa Isabel Vilà me despertó de la siesta a las 23 horas, alarmada por un problema familiar que a ella se le antojaba de la más extraordinaria gravedad…, pero que a mí me pareció baladí. Y aunque sé que eso la cabrea mucho Lee el resto de esta entrada en: www.introitismo.es