Archivos diarios: febrero 8, 2010

65. El puto Imperio Romano…

ÉTICA & ESTÉTICA

Baluarte de la LIBRE Expresión

65. El puto Imperio Romano…

Os comentaba anteayer que a pesar del frío y del viento y de que, teóricamente, está hibernando, la tibuchina que conservo lo más protegida posible en un rincón de mi balcón, me ha brindado una preciosa flor, talmente como si hubiera querido refrendar mi Introito 62, en el que abordé un asunto de una trascendencia crucial, que ni siquiera mis lectores más asiduos y aventajados habrán llegado a calibrar en toda su dimensión. Y con ello retomo aquellos reproches que se me dirigían en el pasado, respecto a que me guardaba en el tintero los datos de mayor calado…

Mi respuesta siempre fue ésta: yo aporto el equipo para emprender esa expedición hacia el Conocimiento que cada uno es libre o no de acometer y en la que cada cual avanzará a tenor de lo que su capacidad intelectual y su tenacidad den de sí… Dicho de otro modo, yo aporto la materia prima, debiendo ser mis lectores quienes obtengan el mayor partido posible de ese carburante que he proporcionado para poner a toda máquina los complejos mecanismos del cerebro… Porque mi labor de estimulación intelectual sería muy deficiente y quedaría coja, si diese a mis lectores todo el trabajo hecho y no consiguiera poner en funcionamiento su maquinaria mental. Pues bien, en mi Introito 62, al igual e incluso más que en los de los días previos, os he aportado petróleo suficiente como para que las factorías de vuestros cerebros puedan trabajar a pleno rendimiento durante un año…

Con algunos matices específicos, pero se trata de la misma filosofía que, en el plano humanitario, aconseja dar una caña para pescar a quien tiene hambre, en lugar de ofrecerle comida. Filosofía sabia que, sin embargo, nuestra Clase Política desoye sistemáticamente al resolver con subsidios las necesidades de los desempleados, en lugar de obligarles a luchar duramente para salir del desamparo en el que se encuentran. Aunque no se puede generalizar ni en esto ni en nada, lo cierto es que buena parte de la culpa de que España bata todos los récords mundiales de DESEMPLEO y de que nos hayamos convertido en el Paraíso de los Vagos, la tienen los generosos y nulamente exigentes Subsidios de Desempleo. Y me apresuro a decir que jamás he percibido un céntimo por ese concepto, aun habiendo tenido derecho a hacerlo, y que antes me moriría que recurrir a esa vía de supervivencia. Ciertos amigos lectores míos recordarán cómo hace dos años me negué a aceptar un chanchullo de esta índole que me ofrecieron y que habría incrementado sensiblemente mis ingresos económicos y mi grado de bienestar…

En vez de Subsidio del Paro debería llamarse: CULTIVO DE VAGOS. ¿Por qué Lee el resto de esta entrada en: www.introitismo.es