Archivos diarios: enero 21, 2010

47. GALERÍA DE HORRORES…

Para algunos será la Prostitución…, para otros el Crimen organizado…, para unos terceros la Explotación laboral de los Menores…, la matanza de animales indefensos…, el racismo… o, también, la Codicia insaciable de los Grandes Bancos y de las Multinacionales… Sin olvidarnos de las Guerras y del Despilfarro armamentístico mundial… La GALERÍA DE HORRORES que nos brinda el mundo contemporáneo es, por desgracia, harto EXTENSA y mortificantemente recalcitrante. Recalcitrante en su REPUGNANCIA y, también, en su CONTUMACIA. Y no importa que todos, año tras año, década tras década, siglo tras siglo…, nos rasguemos, indignados, las vestiduras ante ellos. Tampoco importa que todos los Medios de Comunicación se hagan eco de ellos un día sí y otro también, en todos esos artículos periodísticos o espacios radiofónicos y/o televisivos especializados en la captación de audiencia mediante el fácil recurso al análisis de éstas y otras lacras de la Sociedad Contemporánea. Es lo que en lenguaje popular se llama, certeramente, charlas para arreglar el mundo. Sí, diálogos y debates que no sirven absolutamente para nada, salvo para permitirnos desahogarnos y, sobre todo, para tranquilizar nuestras conciencias. Porque en la medida que debatimos y hasta vociferamos sobre estas sangrantes materias, conseguimos labrarnos la agradable sensación de que estamos haciendo algo realmente importante para encontrar una solución para ellas, de una puñetera vez.

Con lo que resulta que, a la postre, todas esas bien intencionadas conversaciones sobre lo que, con el beneplácito de Antonio Enrich voy a bautizar desde hoy como la GALERÍA DE HORRORES DE LA HUMANIDAD…, acaban no siendo otra cosa que exhibiciones de EGOÍSMO. Porque siendo patente y notorio que no sirven absolutamente para nada, lo que sí consiguen (y además en grado sumo), es que nos sintamos muchísimo mejor después de habernos procurado tales desahogos.

Y es que, al final, todo acaba conduciéndonos siempre al mismo desenlace: detrás de la mayor parte de las acciones, expresiones y actividades humanas, no se esconde otra cosa que egoísmo kímicamente puro. Sí, ya lo veis, incluso cuando un grupo de personas se reúne para arreglar el mundo, debatiendo acaloradamente sobre ésas y otras materias cuya enumeración exhaustiva considero ociosa, porque están en la mente y en el corazón de todos.

NOS DUELE EL MUNDO… Yo diría que a todos sin excepción nos duele el mundo, y como, seamos francos, hacemos muy poco o nada para arreglarlo, pues de vez en cuando nos vestimos de redentores y de justicieros Lee el resto de esta entrada en: www.introitismo.es