Archivos diarios: enero 17, 2010

43. Haití: una propuesta a las Naciones Unidas

Nueva catástrofe. Nuevo parcheo. Léase, vuelta a la eterna política de GESTOS que se repite, invariablemente, cada vez que la tierra tiembla, que un volcán entra en erupción o que las aguas desbocadas del mar o de los ríos siembran la destrucción a su paso. Todo eso es voluntarismo químicamente puro y los voluntarismos, aunque resulten muy encomiables, no dejan de ser eso: gestos de buena voluntad que permiten aliviar un mal, pero que no lo resuelven.

Pero permitidme que empiece por el principio, retomando el arranque de mi escrito de ayer…:

Algo falla. Sí, algo muy gordo está fallando en el mundo para que a estas alturas de la Historia de la Civilización y en plena Era de la Abundancia, sigan existiendo países como Haití que, a pesar de estar enclavados en zonas fértiles y potencialmente ricas, viven literalmente en la miseria. Porque todo esto sucede a tiro de piedra de los Estados Unidos, a la sazón el país más poderoso y rico del planeta…

¿Cómo es posible? ¿Cómo es posible que sigan existiendo países que vivan en la MISERIA y, lo que es mucho peor, cómo es posible que todo el Mundo Civilizado permanezca de brazos cruzados, contemplando el dramático espectáculo que ofrecen esas naciones irredentas, cuyas principales víctimas acostumbran a ser, como siempre, los más frágiles y desfavorecidos, los niños?

Los estallidos de solidaridad universal que acostumbran a producirse después de que la catástrofe de turno se haya cebado sobre alguno de los países más humildes, pierden buena parte de su eficacia porque todos esos países, que cuentan con una Administración Pública muy deficiente, por no decir inexistente, no son capaces de distribuir y de administrar con equidad y sabiduría todo el ingente caudal de Ayuda Humanitaria que reciben. Inevitablemente, pues, sólo una parte de esa ayuda solidaria llega Lee el resto de esta entrada en: www.introitismo.es