Archivos diarios: noviembre 20, 2009

11. El METRO de Estocolmo…

Mi vieja amiga Victoria L. París me ha enviado, entre otros muchos que iremos conociendo en su momento, el PPS que me llena de satisfacción ofreceros esta noche del día 20 de Noviembre… Y digo que me colma enviároslo porque después de ver esta maravilla, se siente uno muchísmo mejor, en tanto en cuanto se constata hasta qué punto hemos sido privilegiados por el hecho de pertenecer a la especie que pertenecemos y, también, de haber nacido en el continente en el que lo hemos hecho: en el caso de la mayoría de los integrantes de Adictos a los Power Points, en EUROPA.

Por cierto, que en breve por no decir de manera inmediata voy a enviaros un PPS de producción propia sobre EUROPA que hemos confeccionado en comandita entre mi tercer hijo, Balodia, mi nieto mayor, Bania, y yo. Es una verdadera MARAVILLA que tengo la certeza de que va a entusiasmaros a todos, sembrándolo en todo vuestro entorno para que otras personas puedan enriquecerse con él. Pero eso sucederá mañana sábado o el domingo…

Hoy nos toca hablar de Europa, pero desde otro punto de vista. En este caso, el que nos brinda la manera inteligentísima como los SUECOS (envidia de toda Europa en tantísimos sentidos…), han sabido dotar al METRO de Estocolmo de una dimensión ARTÍSTICA que resulta tan asombrosa como conmovedora y que nos lleva a preguntarnos cómo es posible que los Ingenieros y los Políticos de todos los restantes países del mundo no hayan tomado buena nota del invento y se hayan impuesto como objetivo irrenunciable emular y hasta (¿por qué no?) superar esa auténtica OBRA DE ARTE forjada por los Suecos, a costa de echarle inteligencia, ingenio y hasta genialidad al asunto…

Como ya tenemos confianza, no voy a ocultaros cuál fue mi primera reacción cuando recibí esta maravilla que me ha remitido Victoria París: me dije que si yo hubiese intervenido a alto nivel como creador del Metro de cualquier ciudad del mundo, ya sea como responsable técnico o como político, al descubrir lo que los Suecos han hecho en su Metro de Estocolmo, habría presentado mi dimisión de inmediato y me habría hecho el harakiri

Porque cuando se descubre la sabiduría con la que estos señores Nórdicos han sabido dotar de belleza a algo a priori tan funcional y tan anodino como suele ser un transporte subterráneo, resulta imposible no plantearse hasta qué punto son mediocres, elementales y hasta cretinos los señores que han construido las líneas de Metro que todos conocemos, cuyo denominador común es la simpleza y la ausencia de imaginación, cuando no la abierta y descarnada fealdad.

SÍ, si yo fuera el Alcalde, Concejal o Ingeniero de una ciudad dotada de un Metro convencional, me haría el Lee el resto de esta entrada en: www.introitismo.es