Archivos diarios: noviembre 18, 2009

10. ¡Genial WOODY ALLEN…!

 Foto1:

Foto2:

He sido un admirador entusiasta de Woody Allen desde que, hace mil años, llegaron a España sus primeras películas. Aún deben resonar en algún cine de Barcelona mis sonoras carcajadas y, en alguna ocasión, las de alguno de mis hermanos y amigos de entonces, riendo las brillantes salidas y ocurrencias de este cómico inteligentísimo y genial. Carcajadas que muy a menudo sonaban solitarias, ante ciertas salidas de Allen que al personal le dejaban más o menos indiferente y que a mí se me antojaban y siguen antojando extraordinariamente graciosas. Y me viene a la memoria ahora una escena de La última noche de Boris Gruchenko en la que, mientras se desarrolla una conversación de dos personajes de la película en primer término, puede verse al fondo de la escena al protagonista, Woody Allen, batiéndose con alguien con una gracia esperpéntica infinita que hace que la escena principal te importe un bledo y te centres, exclusivamente, en seguir las incidencias de ese peregrino duelo que se dirime como plano absolutamente secundario. Aún recuerdo el pedazo que carcajada que pegué cuando vi la película en un cine de Barcelona… y la vergüenza que sentí al descubrir que era el único que me había reído de tamaña patochada…: ¡Butaca, trágame!, recuerdo que pensé.

Cuando vi El dormilón con mi segunda mujer, Isabel Vilà Fassier, el patio de butacas del cine en el que la vimos atronó mientras duró la película, absolutamente sembrada de genialidades desde el principio hasta el fin. Por entonces, mi querida ex-esposa (a la que conozco con el apelativo cariñoso de Raposa), todavía no se había convertido en una furibunda detractora del genial Woody, por las razones que en seguida comentaré. Pobrecita, se la debieron indigestar tantas carcajadas mías, ante salidas o situaciones que a ella le hacían escasa o nula gracia…

Mis ocho hijos comparten hoy conmigo la pasión por este incomparable cómico, del que recuerdan incluso un buen número de gags y hasta de frases extraídas de sus películas. Yo Lee el resto de esta entrada en: www.introitismo.es 

09. Inefable MAITE donostiarra y ciertos agravios comparativos…

Como soy un apasionado incorregible, hasta esta mañana no he caído en la cuenta de que con el Soneto que he escrito para la embarazada amiga canaria de Inma, he inflingido un agravio comparativo a dos mujeres embarazadas y a una recién parida que, en este caso, no me son precisamente desconocidas como era el caso de Otilia… Y estoy hablando de Edurne Z., una buena amiga baska que está ya en el paso del ecuador de su embarazo, y de dos hijas mías: una, Blankita (alias Truchales) que dio a luz en Septiembre a su hijo Lander, y otra, Luzmila (alias Madame) que tiene en su seno dos criaturitas que hacia el mes de Mayo se convertirán en mis nietos números 13 y 14. Ocioso es decir que, en su momento, las tres mamás tendrán su Soneto correspondiente, dedicados a ellas y a sus niñitos… O sea que no hay agravio, sino un nuevo y en este caso triple compromiso, que asumo encantado.

Y hablando de agravios comparativos, ahí es nada el precedente con el que voy a crear esta noche, cuando me dispongo a dedicar un Soneto, otra vez, en este caso a una activa colaboradora de Adictos a los Power Point que me ha enviado varias joyas, entre las que se encuentran la que disfrutamos la noche pasada y la que nos va a deleitar esta noche: una versión sencillamente deliciosa de la celebérrima MAITE, interpretada por el Orfeón Donostiarra e ilustrada con bellísimas fotos del País Basko.

Como apasionado incorregible que me declaro, no soy bien consciente del trabajazo que me echo a las espaldas dedicando este Soneto a Arritxu Bidasoro y, por ende, asumiendo de buen grado el compromiso de hacer lo propio con las demás colaboradoras de Adictos que me faciliten nuevos PPS dignos de ser  incluidos y difundidos en esta Serie. Cumpliré, pues, encantado, ese compromiso, siempre y cuando los Power Points  enviados cumplan los requisitos establecidos. Y recuerdo que las únicas premisas son la Calidad y la BELLEZA, desechando todas aquellas Presentaciones que aun reuniendo estas dos condiciones, incurren en el defecto muy común de revelarse doctrinarias, ñoñas o panfletarias. El que quiera soltar sermones soporíferos, que se suba a un púlpito. Y el que quiera lanzar mítines que se vaya a un polideportivo… Pero que no intenten colarse de rondón en nuestras vidas, arteramente camuflados, cual lobo de Caperucita Roja, bajo el bello y deslumbrante disfraz de una preciosa música y de unas fotos seductoras… Como lúcidamente me comentaba mi lector y amiguísimo Carlos Salvà, ¡cuántas sectas y movimientos Lee el resto de esta entrada en: www.introitismo.es